kriptia.com
Búsqueda personalizada




Inicio > PSICOLOGIA > PERSONALIDAD >

TEORIA DE LA PERSONALIDAD

English | Français | Deutsche
1 tesis en 1 páginas: 1
  • EL APORTE DE ANTOINE VERGOTE A LA COMPRENSIÓNPSICODINAMICA DE LA ACTITUD RELIGIOSA

    Autor: ESTEBAN AGUEDA AITOR.
    Año: 2004.
    Universidad: DEUSTO [Más tesis de esta universidad] [www.deusto.es].
    Centro de lectura: FACULTAD DE FILOSOFIA Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN.
    Centro de realización: FACULTAD DE FILOSOFIA Y CIENCIAS DE LA EDUCACION.
    Enlace a esta ficha: http://www.kriptia.com/PSICOLOGIA/PERSONALIDAD/TEORIA_DE_LA_PERSONALIDAD/1#110983
    Resumen: El presente trabajo analiza la comprensión que de la psicología de la religión ha elaborado uno de los autores contemporáneos de mayor proyección en la disciplina. A. Vergote (1921-), hoy profesor emérito de la Universidad Católica de Lovaina, es -en efecto- unos de los pioneros en el estudio psicológico de la dimensión religiosa, como lo atestiguan sus casi 400 publicaciones, traducidas a varios idiomas. Tan prolija producción científica viene asentada sobre varios pilares, tal como exploramos en los dos primeros capítulos. Por un lado, su esmerada formación intelectual en filosofía, teología y ciencias humanas, que le dotaron de una extraordinaria capacidad para el diálogo interdisciplinar. Entre las ciencias que irrumpían en el panorama intelectual de la segunda mitad del s. XX, en el que se forma Vergote, destaca especialmente el psicoanálisis, al que el autor ha dedicado un extraordinario esfuerzo, hasta adoptarlo como sistema psicológico, desde el que elabora su propia visión antropológica -dinámica- y desde el cuál se aproxima a la dimensión religiosa. Su personal elaboración del psicoanálisis se desarrolla en varios niveles: la relación entre la clínica -en la que se ha consagrado como buen especialista- y la metapsicología, en la que se percibe bien el eco de la escuela lacaniana; así como la elaboración de numerosos estudios empíricos basados en su propia visión psicoanalítica, y que toman por objeto fenómenos religiosos. En efecto, como fundador del Centro de psicología de la religión (con sede en Louvain y Leuven), Vergote ha contado desde entonces con la colaboración de numerosos investigadores, cuyos estudios -orientados en gran medida por Vergote- le han ido proporcionando datos para su personal síntesis. La vivencia de lo religioso arraiga, para el autor, en la vida psíquica del individuo, tal como ésta se estructura en su desarrollo individual, en el que las instancias psíquicas advienen como resultado del conflicto entre fuerzas o pulsiones, por la mediación de mecanismos que el psicoanálisis ha ido descubriendo. Pero ese arraigo de lo religioso en lo psíquico, incluyendo el nivel inconsciente, no autoriza al psicólogo a reducir -como pretendiera Freud- la vivencia religiosa a mero juego de pulsiones. La tarea del psicólogo es, dice Vergote, estudiar lo que de psíquico hay en lo religioso, sin dar juicio último -que atañe a la filosofía o a la teología- sobre la existencia del Trascendente. Habida cuenta de la presencia de lo religioso en la historia de la humanidad, y desde una perspectiva de neutralidad benevolente, el psicólogo estudiará lo que desencadena en el sujeto el encuentro con el mensaje religioso, que le llega mediatizado por la cultura, y le emplaza a tomar postura ante el Trascendente. El psiquismo es ambivalente respecto de esa respuesta: el vínculo religioso que el sujeto puede producir encuentra en él algunos apoyos (la conciencia moral, los imagos parentales...) y también escollos; más aún, las variables que intervienen como factores de motivación pueden volverse enemigos del vínculo religioso cuando el sujeto toma conciencia de su ambivalencia (p.ej. respecto del deseo de supervivencia), sin llegar a integrarlos en una actitud personal. La formación de la actitud está en relación, para el autor, con la experiencia religiosa. Si la motivación analiza el polo humano del encuentro con el Trascendente, el estudio de la experiencia se refiere a la percepción que el individuo puede hacer del otro polo -divino- de ese encuentro, que es posible por la capacidad simbólica del sujeto -objeto también del análisis de Vergote (sobre todo la acción simbólico-ritual y la expresión orante). Pero además, la actitud religiosa resulta en todo momento conflictiva, dada la ambivalencia de lo psíquico. El estudio empírico de la relación entre las figuras parentales simbólicas y la representación de Dios que se forman los sujetos ilustra, concluye Vergote, ese conflicto que él identifica como paralel 8 o al que 4ab se produce, en el plano del desarrollo psíquico, en torno a la figura paterna, tal como el psicoanálisis pone de manifiesto. A este paralelismo él lo denomina "homología de estructura", teoría que -como analizamos en las conclusiones- ha sido objeto de varias críticas. en cualquier caso, dicha teoría permite al autor comprender la vivencia religiosa de los sujetos con sentido dinámico; e.d. situado siempre -en algún grado- entre la fe y la increencia, en cuyo estudio aparece el autor, una vez, como pionero.
1 tesis en 1 páginas: 1
Búsqueda personalizada
kriptia.com
E-mail